The revolution will not be televised

En este caso, el título de la canción de Gill Scott-Heron no sería muy propio respecto a la revolución que se está viviendo en nuestras calles estos dias, esta siendo televisada y comentada a todos los niveles, pero… es esa información veraz, fiable y objetiva? veo los telediarios y me avergüenzo de sentirme parte de un engranaje que acepta la manipulacion informativa, intentando vender el levantamiento del pueblo de manera pacífica, como una acto violento de rebeldía antisistema..

Gracias a las maravillas de la red 2.0 y al apoyo de asociaciones periodísticas independientes y de medios realmente objetivos se esta consiguiendo la difusión de un mensaje, de la sensación que tenemos 45 millones de personas de empacho político, económico y social, de una política bipartidista que ni gusta ni favorece, se nos prometió una democracia hace 30 años y ya va siendo hora de recibirla y cobrar intereses..

El pasado domingo, la plataforma libre Democracia Real Ya! convocaba una manifestación apolítica, asindical y pacifista en las principales ciudades de nuestro país, posteriormente un levantamiento masivo de ciudadanos, e independiente a la plataforma, ha realizado acampadas en las plazas de las ciudades  y así seguira siendo hasta el dia de las elecciones. Reclamamos nuestro derecho a vivir, a trabajar, a una vivienda digna, a un contrato justo, no queremos pagar por el enriquecimiento de unos pocos mientras nos cansamos de oir que no hay dinero.

Errejebe siempre se ha planteado como un portal apolítico, basado en la difusión de la cultura a todos los niveles, pero hoy no hay mas cultura que esta y nada mas importante que los derechos básicos de lo que debería ser una democracia y que hace mucho tiempo que no supo crecer y responder al progreso.

Mientras nuestra sociedad evoluciona, nuestra economía se vuelve mas tercermundista y millones de personas sentimos que nos toman el pelo, nos toca pagar, poner el culo y encima dar las gracias.

Ayer leía un chiste que decía:

 

-Y que tal la cosa en España?

-Pues no nos podemos quejar!

-Bueno entonces bien!?

-Nono, que  NO NOS PODEMOS QUEJAR!

 

Pues ahora, es precisamente el momento de quejarse y, por primera vez en mis treinta años, hago apología de acudir a las urnas y votar con cabeza para conseguir un cambio y una esperanza de futuro.

Link: Democracia Real Ya! en Facebook // Como hackear unas elecciones


 

El manifiesto de la plataforma Democracia Real Ya!

Somos personas normales y corrientes. Somos como tú: gente que se levanta por las mañanas para estudiar, para trabajar o para buscar trabajo, gente que tiene familia y amigos. Gente que trabaja duro todos los días para vivir y dar un futuro mejor a los que nos rodean.

Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos… Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie.

Esta situación nos hace daño a todos diariamente. Pero si todos nos unimos, podemos cambiarla. Es hora de ponerse en movimiento, hora de construir entre todos una sociedad mejor. Por ello sostenemos firmemente lo siguiente:

Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.

Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.


-Existen unos derechos básicos que deberían estar cubiertos en estas sociedades: derecho a la vivienda, al trabajo, a la cultura, a la salud, a la educación, a la participación política, al libre desarrollo personal, y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.


-El actual funcionamiento de nuestro sistema económico y gubernamental no atiende a estas prioridades y es un obstáculo para el progreso de la -humanidad.

-La democracia parte del pueblo (demos=pueblo; cracia=gobierno) así que el gobierno debe ser del pueblo. Sin embargo, en este país la mayor parte de la clase política ni siquiera nos escucha. Sus funciones deberían ser la de llevar nuestra voz a las instituciones, facilitando la participación política ciudadana mediante cauces directos y procurando el mayor beneficio para el grueso de la sociedad, no la de enriquecerse y medrar a nuestra costa, atendiendo tan sólo a los dictados de los grandes poderes económicos y aferrándose al poder a través de una dictadura partitocrática encabezada por las inamovibles siglas del PPSOE.

-El ansia y acumulación de poder en unos pocos genera desigualdad, crispación e injusticia, lo cual conduce a la violencia, que rechazamos. El obsoleto y antinatural modelo económico vigente bloquea la maquinaria social en una espiral que se consume a sí misma enriqueciendo a unos pocos y sumiendo en la pobreza y la escasez al resto. Hasta el colapso.

-La voluntad y fin del sistema es la acumulación de dinero, primándola por encima de la eficacia y el bienestar de la sociedad. Despilfarrando recursos, destruyendo el planeta, generando desempleo y consumidores infelices.

-Los ciudadanos formamos parte del engranaje de una máquina destinada a enriquecer a una minoría que no sabe ni de nuestras necesidades. Somos anónimos, pero sin nosotros nada de esto existiría, pues nosotros movemos el mundo.

-Si como sociedad aprendemos a no fiar nuestro futuro a una abstracta rentabilidad económica que nunca redunda en beneficio de la mayoría, podremos eliminar los abusos y carencias que todos sufrimos.

-Es necesaria una Revolución Ética. Hemos puesto el dinero por encima del Ser Humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro.

 

Deja un comentario