The dark side of the Moog

Siempre lo digo y no me canso de repetirlo.. la gente se queja a mi lado de que no hay nada en Barcelona, no hay nada en Madrid.. aunque les pusieras en el centro de Alexanderplatz seguirían quejandose… y es que, el que una ciudad sea interesante culturalmente no tiene que ver con que traigan a Kraftwerk a actuar a las fiestas de Gracia.. ultimamente los grandes nombres (y no hablo, Dios me libre, de Kraftwerk) no dejan de decepcionarme.. haciendo actuaciones mediocres o simplemente pasables a golpe de talonario. Estrellas acomodadas en su nombre.. un hecho que difiere enormemente de lo que considero como riqueza cultural.

Para mi.. el hecho de ir una noche al Moog a ver a tres cerebros de la electronica catalana y salir mas emocionado que despues de ver a 200 grupos extranjeros en un Sonar, es un signo indiscutible de que la escena, aquí, esta en un estado de salud creativa nada envidiable (ojo que he dicho “creativa”).

Es una pena el seguir lamentando como pocos promotores se animan a apostar ( de verdad ) por proyectos y artistas locales que tienen una calidad superior a la que nos ofrecen muchos productores a los que vamos a ver como rebaños de ovejas.

Hace tan solo un par de días, comentábamos algunos, como se cuentan con los dedos de un muñón las salas de la ciudad condal en las que tener unas buenas condiciones para hacer un concierto y lo complicado de su accesibilidad para pequeños productores o para estilos mas “minoritarios”.. no es de extrañar que sea precisamente el Moog Club el que (una vez mas) siga apostando y acertando. Esta vez al mando de las sesiones “The Dark Side of the Moog”, que se esta posicionando como el evento por excelencia para los amantes del techno de la vieja escuela, el EBM y los sonidos oscuros y experimentales, una fiesta “como las de antes”.

Ayer, tres nombres de lujo: Sergio Valorveterano tras los platos que comentaba humildemente estar ahí para calentar la pista para los jefes, pero que sin duda dejó bien claro ser poseedor de una envidiable colección de vinilos que pasó desde el EBM a tracks de trance noventero no apto para corazones debiles y se ganó a pulso encabezar el cartel en una noche excepcional.

Pina El señor Pedro Pina es un veterano en este blog, no recuerdo la cantidad de directos que he visto suyos.. pero esta noche desde luego que ha tenido que dormir como un bebé despues de la actuación de ayer.. a muchos les sorprendía su cambio de sonido tras un “Onda Corta” que recibió tremendas críticas. No se ha estancado en ese sonido cercano a la factoria Raster Norton y nos ha ofrecido un adelanto de lo que será su proximo disco (que completará la trilogía) lleno de lo que solo se me ocurre definir como postpostpostdubstep, dosis de techno oscuro, denso y mental, de electro y por supuesto de ruido.. de mucho ruido que le posicionan, una vez mas, como uno de los estandartes de la electronica “no convencional” en nuestro pais. Cuando creíamos que le habíamos pillado el punto al “sonido Pina” descubrimos que tal definición era absurda y nos deja claro que su sonido será lo que él quiera que sea.

Y para cerrar… otro fanático de los cables, las maquinas y el ruido. Geistform es uno de esos artistas que disfrutas con admiración mientras sigues sin comprender porque no esta liderando el cartel de festivales internacionales como Maschinenfest con una intensísima mezcla de techno, electro, noise y musica industrial, un sonido impecable y una técnica que haría padilecer a cualquier estrella detroitiana..

Un lujo de cartel, un combo perfecto de artistas a los que solo se me ocurre dar las gracias por una noche de espectáculo y por el esfuerzo que supone hacer algo diferente en un momento en que, a menudo, resulta contradictoriamente ridiculo el termino “cultura de clubs”.

 

Pina

Pina

Pina

Pina

Pina

Pina

Geistform

Geistform

Geistform

1 Comentario

Deja un comentario