La supervivencia del diseño

Captura de pantalla 2013-04-11 a la(s) 23.07.30

En los ultimos días el mercado de agencias publicitarias en Barcelona se ha visto seriamente tambaleado..

Primero, la caída de uno de los grandes en la ciudad: Villar-Rosás, una de esas agencias que fueron grandes en las vacas gordas del diseño condal, cuando Barcelona era considerada un estandarte del diseño internacional, y los diseñadores y publicistas eramos creativos que nos ganábamos bien la vida desarrollando y demostrando unas actitudes que no estaban al alcance de todo el mundo. La reciente situación que nos posiciona como la más barata del prostíbulo ha hecho reflexionar a Oriol Villar y Jordi Rosás y cerrar, un año despues de haber clausurado el intento de abrir mercado en Madrid, su sede en Barcelona y cerrar puertas a 10 años de élite.

Después de diez años, Villar-Rosàs cierra una etapa. Ha sido una década extraordinaria en la que hemos podido realizar mucho más de lo que nos propusimos al empezar. Si volviéramos a comenzar, haríamos lo mismo, apostaríamos por nuestras ideas, nuestra forma de trabajar y nuestra manera de entender la comunicación. Estamos convencidos de que esto es precisamente lo que ha hecho posible que hoy tengamos la sensación de haber cumplido un sueño con éxito.

Y si esto no era suficiente.. ayer conocíamos gracias al twitter de Albert Folch la noticia del cierre de Base Design Barcelona. Una de las pocas grandes agencias que considerábamos que hacían en esta ciudad un trabajo altamente creativo a nivel de diseño. Han decidido echar el cierre sin dar explicaciones mediaticas y continuar su andadura en el resto de ciudades (fuera de España) en la que trabajan.

Uno no puede sino tener la sensación de que esto empieza a parecerse a la saga de “Los Inmortales” (solo puede quedar uno) y se da cuenta de que no hay formulas mágicas de éxito actualmente en este negocio y cualquiera puede subir o bajar como la espuma.

Como de costumbre, el mejor consejo… el de mi abuela cuando decía “despacito y con paso firme” a lo cual habría que añadirle un “y con un par” (que diría mi abuelo). Así que señore/as sinceramente… disfruten de los instantes de gloria como si no hubiera un mañana, paciencia  y mucha suerte.

Deja un comentario