La memoria de los naufragos

Elvis fotografiada por Alberto Garcia-Alix

En este mundo todo, lo bueno y lo malo, es cíclico. Despiertas un día y el universo tal y como lo conocías ha cambiado y las neuronas que consiguen sobrevivir a tus resacas luchan por reinventar algo nuevo.

No se si es la edad.. que poco a poco mi pelo es mas blanco que negro, no se si será que todo tiene su momento, si será una época, un ciclo o que, citando a los “Golpes Bajos” son malos tiempos para la lírica, pero lo cierto es que 2012-2013 viene marcado para este portal como un año de perder tripulantes.

Hace unos meses perdiamos a Elvira Rodriguez más conocida como Elvis, todo un icono de la noche madrileña y una grandisima amiga que sabía decirte las palabras correctas en el momento oportuno.  Elvis era una provocadora, una exhibicionista nata que daba la impresión a veces de ser una bala perdida que necesitara ser salvada y en un instante te dabas cuenta de que el salvado estabas siendo tú. Sabía como nadie enseñar sin sermonear y al mismo tiempo no dejar de aprender. Vivió con mayusculas, sonrió a más no poder y no paró de aprender hasta el ultimo instante.

Ayer nuestra amiga Paloma fallecía en Madrid tras un año de luchas,  de optimismo y esperanza. Hace un montón de meses que había decidido que nadie le diría lo que su cuerpo podía o no hacer. Mujer de preciosa sonrisa, de buenas conversaciones y una gran profesional tremendamente creativa y luchadora.  Hoy hemos querido hacer un parón en la actividad de Errejebe para acordarnos de ellas dos, poner algo de música (propia para la ocasión) que les habría gustado y despedirnos de Paloma como creíamos que merecía. Desde aquí mandamos un gran abrazo a su familia, en especial a su hermana Leo y a los amigos que han viajado hasta allí para despedirse.

Comenzaba este artículo diciendo que todo es cíclico y un día despiertas y tu mundo ha cambiado..  lo cierto es que el hecho de que el mundo sea igual o diferente no es importante, el sufrimiento es necesario a veces para saber reconocer cuando eres tremendamente feliz, lo único importante es lo que haces con todo eso, como decides vivir tu vida, disfrutarla minuto a minuto y saber ser feliz con las cartas que te han tocado aunque vayas de farol. Eso me lo dijo Elvis un noche tremendamente triste que acabó entre abrazos y risas y francamente, estoy seguro que Paloma estaría de acuerdo.

Deja un comentario